x
Articulo publicado hace 12 meses

9 razones por las que es físicamente imposible que existan los zombies

100-anos-de-evolucion-zombie-en-casi-3-minutos

Con el mid-season finale de Fear the Falking Dead a la vuelta de la esquina y la obsesión general en torno a este universo creado por Robert Kirkman, y a todo lo relativo a los zombies que exista en el mundo del entretenimiento, uno se tiene que preguntar qué tan posible es que nos veamos en situaciones similares en la vida real.

Zombie es un término que proviene de la cultura haitiana en la que se cree en la reanimación de los muertos por medio de métodos que incluyen magia negra, pero que en realidad son drogas. Los soldados estadounidenses comenzaron a escuchar y contar las historias de estos zombies cuando el país norteamericano ocupó Haití entre 1915 y 1934.

Pero no sino hasta que George A. Romero llegó a las salas de cine con su Night of the Living Death, en 1968. Romero no utilizó muertos vivientes reanimados con drogas, sino algo que era un miedo más latente entonces: La radiación. Verán los zombies juegan con varios niveles de miedo en el espectador. Porque está el obvio caso de los muertos que se levantan y te quieren comer, pero además el miedo de ¿cómo pasa? En aquel entonces el temor a la energía nuclear era lo más aterrador.



Pero en 2002 Danny Boyle y su 28 Days Later presenta un miedo más de epidemias biológicas y esa constante reacción violenta del ser humano. Sus zombies ya no eran lentos y torpes, estos eran extremadamente violentos y ágiles. Lo mismo ocurre en la más reciente World War Z.

En cualquier caso la idea de una horda de muertos vivos que se tambalean por las calles intentando comer a lo que queda de la humanidad es una idea tan fascinante como aterradora. Pero, ¿es posible que existan los zombies como los vemos en TV?

Aquí les dejo algunas razones que nos da la ciencia explicando porque es físicamente imposible que existan los zombies.

#1 El clima

Digamos que pasa. Un día despertamos y vemos que los muertos se levantan con hambre de carne humana. No importa en qué zona de la tierra se encuentren, los elementos los van a exterminar más rápido de lo se levantaron.

El calor y la humedad acelerarían la descomposición del cadáver, creando el hábitat ideal para que colonias de insectos y bacterias hagan un festín. En el desierto el calor sería suficiente para secar el tejido de los pobres zombies en cuestión de horas. El frío extremo dañaría tanto los huesos que un empujón, o el propio peso del bicho, bastarían para desplomarlo.

Esto sin mencionar los rayos ultravioleta del sol, las fuerzas de los vientos en un huracán, las fuertes lluvias. Recuerden que uno sobrevive a estos fenómenos porque se protege contra ellos. Los zombies no tienen esta ventaja.

#2 El movimiento

Como el resto de los animales, los humanos funcionamos como una máquina. Es decir nuestros movimientos se deben a la función de varias piezas en nuestro cuerpo, como músculos, tendones y esqueleto. Un cadáver toma relativamente poco tiempo en descomponerse, a menos que sea conservado con métodos especiales.

Entonces es un reto físico ver a esto muertos vivientes moverse con tendones destrozados y músculos tan consumidos. Piensa en una persona muy mayor, que sufre tanto para moverse porque su cuerpo está en decadencia. Bueno con un muerto sería peor.

Esto sin mencionar la falta de cerebro o funciones cerebrales, que es donde surgen las señales eléctricas que mandan los comandos a los músculos para que se muevan.

#3 Las enfermedades


Antes de que la medicina avanzara lo suficiente, una gripe era lo que bastaba para matar a una persona. Tal vez una pequeña herida infectada. Las bacterias y lo virus han estado amenazando la vida humana desde el principio de los tiempos.

Nuestro sistema inmunológico hace lo que puede, pero hay enfermedades que requieren más. Podemos suponer que estando muertos nuestro cuerpo pierde la necesidad de tener un sistema que lo proteja de estas amenazas.

Así que los zombies, sin sistema inmunológico darían más de cinco pasos sin caer ante estos microscópicos asesinos.

#4 Metabolismo


No es secreto que todos los seres vivos requieren alimentos para poder funcionar y, bueno, existir. La comida, además de ser uno de los mayores placeres de la vida, es lo que nos permite hacer cosas como respirar. Pero para que los alimentos tengan este efecto, debemos convertirlas en energía química y eso lo hacemos gracias a nuestro metabolismo.

La comida en sí misma no es suficiente, necesitamos que nuestro cuerpo la procese para extraer los nutrientes necesarios que nos hacen funcionar. Si comemos toneladas de alimentos, pero no los procesamos es como si no comiéramos nada.

Se supone que los zombies tienen el único instinto de supervivencia de alimentarse. Los zombies no se defienden, ni se reproducen, sólo piensan en comer. El problema, de nuevo, yace en que los zombies no están vivos, por tanto no cuentan con un metabolismo que transforme toda esa carne, vísceras y sangre en energía.

#5 Amenaza animal


No sé por qué, pero si hay algo que tienen en común las historias de zombies es la falta de animales. Cierto, tal vez sólo los humanos se vean afectados por este virus que está transformando a los muertos en monstruos, pero esto no quiere decir que no sean una amenaza.

Lejos de huirle a los zombies, los animales se verán aún más propensos a estar presentes. Podemos suponer que con el colapso de la sociedad los humanos que queden realmente vivos tendrán que buscar alimentos más allá de los supermercados. Porque lo primero que querrás hacer es escapar de zonas muy pobladas.

Entonces es muy posible que la cacería se convierta en algo común. Esto va a poner a los animales depredadores, como lobos, coyotes, osos, y a los humanos en competencia directa. Y ya sabemos que los animales no son tan selectivos con su menú. Un animal hambriento se vuelve más atrevido y agresivo.

Los zombies son, literalmente, paquetes de carne que se tambalean. Es difícil no ver a estos animales acechándolos y consumiéndolos en cuestión de días. Eso sin contar a otros más chicos como las ratas o los mapaches, incluso los halcones, águilas, buitres, búhos… Digamos que los zombies son comida fácil.

#6 Los sentidos


Se supone que los zombies van cazando humanos por ahí. Como si estuvieras en Jurassic Park, si hay muertos vivientes cerca debes mantenerte lo más silencioso posible. Porque, al parecer se nos olvidó que una vez muertos perdemos todos esos sentidos que ya no necesitamos, como la vista, el olfato o el oído.

Vamos a suponer que cuando se reaniman todavía les quedan vestigios de estos sentidos, tan necesarios para la supervivencia. Igual se trata de cadáveres en descomposición, así que podemos suponer que estos sentidos se irán desgastando con velocidad. El delicado tejido ocular sería de los primeros en desintegrarse.

Algo similar pasaría con el tambor del oído. Así que los zombies tendrían que apoyarse por completo en su sentido del olfato para ubicar a sus presas, sin embargo es difícil creer que serían capaces de reconocer otro olor encima del putrefacto aroma propio y del resto de los zombies. Así que sólo nos queda el tacto, lo que sería poco útil, a menos que se encuentren algún humano lo suficientemente idiota como para acercarse a ellos.

#7 La mordida


Todos sabemos que los humanos están condenados cuando son mordidos por un zombie. Pero viendo lo que hemos visto hasta ahora, y recordando siempre que no va a haber manera de que existan zombies rápidos y furiosos, sería tremendamente complicado que un muerto viviente pueda morder algo.



Morder requiere tiempo y fuerza que los zombies no tienen. Porque deben primero agarrar a su víctima y sostenerla lo suficiente para poder morder. Además para morder a un humano y llegar a romper la piel, debes aplicar una fuerza que estos seres simplemente no tienen.

Eso sin contar el resto de problemas que ya presentan estos cadáveres ambulantes. Que seguramente tendrán un brazo o una pierna menos. Además la víctima estaría alerta y aterrada, por lo que reaccionaría con violencia ante un ataque.

#8 La higiene


Eso de lavarse no es sólo para oler bien y no espantar al resto del mundo con aromas desagradables. La higiene es cuestión de salud, primordialmente. Porque las bacterias están en todas partes, incluyendo nuestra piel. La simple acción de lavarnos las manos salva nuestras vidas a diario.

En el caso de los zombies esas heridas que siempre presentan son su potencial causa de muerte definitiva. Porque una herida abierta es un festín de bacterias y microbios, que van a destruir por completo las células que le queden a estos seres.

Además de la higiene, los humanos tenemos un tejido que se regenera constantemente y que ayuda a cerrar las heridas. Los zombies no cuentan con esta ventaja, porque ellos son cuerpos en descomposición, ahí no se regenera nada.

#9 Sin dientes


Siguiendo con la línea de las mordidas, vamos a hablar de lo que necesitan los zombies para mordernos: Dientes. El esmalte es el elemento más resistente del cuerpo humano, ese escudo que protege a los dientes de nuestras aventuras culinarias.

Si los cuidamos bien, los dientes nos pueden durar toda la vida. Pero esa es la clave, una correcta higiene dental y francamente dudo que los zombies se tomen el tiempo de cepillarse los dientes dos veces al día.

Volviendo al tema de la descomposición, las encías no tardarán en pudrirse, el esmalte se quebrará y dejará el hueso que forma los dientes desamparado. Lo que hará que se debiliten, se quiebren y, eventualmente, se caigan.

Aun así, es posible que los dientes sean lo último que pierda un muerto viviente, y en todas las situaciones posibles serán su mejor arma. La cuestión es que el resto de las características que hemos mencionado antes hacen que su uso sea virtualmente imposible, a menos que tenga la fortuna de encontrarse un humano inconsciente o incapaz de correr, o defenderse.

Por ahora no existe ningún virus, bacteria, hongo o droga que sea realmente capaz de hacer que los muertos se levanten en un frenesí de insaciable hambruna. Como dice Mecano: “Porque el que muere no vive más“.

No quiero quitarte la ilusión de poder usar ese fabuloso plan de supervivencia ante un apocalipsis zombie que todos tenemos. Lamentablemente la física nos dice que los zombies son imposibles. Los zombies como muertos vivos que van comiendo gente mientras se pudren. Ahora es posible que otro tipo de seres monstruosos lleven al mundo hasta una especie de apocalipsis, tal vez ahí pudieras poner en práctica ese plan.

 

Escribe aquí tu comentario

comments

Loading...

Compartir enlace (Usar Ctrl + X): 

Ve películas y series cuando quieras, donde quieras... y sin cortes!!! ENTRAR A MIRALOGRATIS.TV

Suscribete a nuestras lista de noticias semanales de TuDesorden

Suscribete a nuestras lista de noticias semanales de TuDesorden

Al suscribirte a nuestra lista semanal, recibiras las noticias mas destacadas de cada categoria.

Revista tú correo para confirmar tu suscripción

¡Gracias por suscribirte!